El coronavirus y su impacto económico en las víctimas

by Gina Corena & Associates

posted in Abogados de Lesiones Corporales en Las Vegas on March 20, 2020

El coronavirus y su impacto económico en las víctimas

No hay ningún sector de nuestra economía que esté libre del impacto del virus COVID-19 que actualmente está afectando a las naciones de todo el mundo. Pueden pasar meses antes de que comprendamos el impacto económico total de este virus en los municipios, los estados, el gobierno federal y las personas. Lo que sí sabemos hoy es la montaña rusa en la que está el mercado de valores desde que la atención se centró en el primer caso. Forbes publicó recientemente un artículo que advierte que este brote podría provocar una recesión continua que tendrá un impacto en las empresas de todos los tamaños. Sin embargo, hoy en día, hay víctimas de COVID-19 que no solo son dueños de negocios, sino también individuos. Estos son algunos de los posibles problemas que podríamos estar enfrentando por mucho tiempo antes de que esta pandemia termine devastando el país.

COVID-19 Impacto negativo en las empresas

Los dueños de negocios dependen en que los consumidores gasten su dinero. Si bien las personas seguirán necesitando comer y atender sus necesidades personales, miles de pequeñas empresas dependen del tránsito espontaneo. Muchos propietarios de pequeñas empresas tienen un seguro de interrupción de negocios, pero en muchos casos, esto puede no ser de ninguna ayuda. Las razones de esto es que la mayoría de estas pólizas no cubren este tipo de situación. Si bien hoy más que nunca hay pólizas que cubren una pandemia, debido a las lecciones aprendidas durante los brotes de SARS, MERS y Ébola, muchas aún no lo hacen. Las empresas como restaurantes, almacenes u otros a quienes se les requiera que realicen desinfección pueden recuperarse financieramente de los costos directos por la desinfección, pero aún pueden perder dinero debido a cierres o desaceleraciones.

Si bien el presidente Trump anunció recientemente que a algunos propietarios de negocios se les permitirá presentar declaraciones de impuestos tardías y ser elegibles para préstamos para pequeñas empresas, no todas las empresas calificarán para este tipo de ayuda. En última instancia, algunas empresas pueden verse obligadas a cerrar sus puertas, lo que afectará al propietario, su familia y los empleados de esa empresa.

Dependiendo de numerosos factores, algunas de estas empresas también pueden enfrentar demandas de parte de otros empleados, clientes o proveedores. Los empleados y clientes infectados con COVID-19 pueden considerar radicar demandas contra una empresa. Las empresas que tienen contratos que no podrán cumplir podrían enfrentar demandas por incumplimiento de contrato. Pasaran varios meses antes de poder decir cuál será el costo económico final para estas empresas.

Víctimas expuestas negligentemente por empresas y empleadores

Cuando un empleado sufre una enfermedad o lesión en el curso normal de su empleo, generalmente califican para los beneficios de compensación trabajador de cualquier estado. Sin embargo, con los peligros asociados con COVID-19, un empleador que no tiene políticas, protecciones y procedimientos adecuados puede ser considerado negligente si el empleado contratado contrae COVID-19 como resultado de este tipo de negligencia.

Los empleados en los Estados Unidos disfrutan de protecciones bajo la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). Cuando un empleado se infecta en el trabajo con COVID-19, el empleador puede ser responsable de la atención médica del empleado. Si bien los empleadores siempre deben tener una política que incluya una política de enfermedades transmisibles, así como un plan de respuesta, muchos no lo hacen. Los empleados que trabajan en una empresa donde no hay una política y un plan pueden tener motivos para presentar una demanda por lesiones personales.

Los empleados no son los únicos que están en riesgo si una instalación es un caldo de cultivo para COVID-19. Los vendedores, vendedores, clientes, etc. también pueden contraer este virus si la empresa no toma las precauciones adecuadas que podrían poner en peligro la vida en algunos casos. Los dueños de negocios pueden ser responsables de sus pérdidas.

Industria del turismo y exposición COVID-19 

Vivimos en una sociedad móvil y durante esta pandemia, nos han dicho que nos mantengamos lo más lejos posible de los demás. Si bien muchos pueden prestar atención a este consejo, hay otros que previamente han hecho planes para un crucero, vacaciones, una visita a familiares y seres queridos y por lo tanto, volarán en aviones, se registrarán en hoteles y abordarán cruceros. Estos viajeros dependen de las condiciones sanitarias existentes en barcos, aviones y hoteles. Cuando una aerolínea, una línea de cruceros o una cadena de hoteles no toman las precauciones adecuadas y garantizan la seguridad de los pasajeros e invitados, pueden ser responsables. 

A menudo, los cruceros y las líneas aéreas tienen letras pequeñas en boletos, itinerarios u otros documentos proporcionados a los pasajeros, lo que minimiza su responsabilidad. Sin embargo, esto no significa que usted deba asumir el costo total del tratamiento y la pérdida de ingresos creada por la negligencia de estas empresas. Cualquier persona que haya contraído COVID-19 u otra enfermedad por negligencia debe buscar el consejo de un abogado experimentado en lesiones personales inmediatamente después de ser diagnosticado. 

Negligencia en asilos de ancianos y COVID-19

Actualmente hay pocas muertes en los Estados Unidos como resultado de COVID-19, pero nos encontramos simplemente al comienzo de esta pandemia. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) han emitido pautas para limpiarse las manos, desinfectar superficies y han brindado orientación para que todos sepan quién está en mayor riesgo. Desafortunadamente, aquellos que corren el mayor riesgo de peligro por COVID-19 son aquellos que ya pueden estar entre los más vulnerables, nuestros adultos mayores.

Uno de los primeros, y probablemente el caso más visible de COVID-19 en los Estados Unidos ocurrió en Washington. El virus se extendió por todo el Life Care Center en Kirkland, Washington, dando como resultado 60 por ciento de las muertes registradas hasta el 13 de marzo en los Estados Unidos. Además de la pérdida de pacientes, 70 miembros del personal y 12 socorristas también se infectaron a raíz de la infección. Todavía, en este Centro hay 21 pacientes que han sido diagnosticados con COVID-19, lo cual pone a cada miembro del personal y a los pacientes restantes en mayor riesgo debido a la tasa de transmisión.

Por su naturaleza, los hogares de ancianos se consideran “comunales”. Los residentes a menudo se reúnen en grandes comedores para compartir comidas, a menudo tienen salas de actividades donde los residentes pueden unirse para jugar juegos de mesa, jugar a las cartas, leer o mirar televisión. Debido a la forma en que se propaga COVID-19, esto pone a una población ya vulnerable en mayor riesgo.

Los hogares de ancianos a menudo tienen personas del público en general que entran y salen todo el día. Médicos, barberos, voluntarios, personal de entrega de alimentos y medicamentos, y visitantes que pueden frecuentar la instalación. Además, socorristas suelen estar en el lugar en caso de que un paciente necesite ser transportado a un hospital u otra instalación. El CDC ha recomendado pautas mejoradas para proteger del COVID-19 a todos los que se encuentren en centros de atención permanente, siempre y cuando se sigan las pautas. Algunas de estas pautas incluyen:

  • Eliminar cualquier entrada de voluntarios externos y todo el personal no esencial
  • Prohibir visitas, excepto en los casos en que el paciente se acerca al final de su vida.
  • Limitar las actividades comunitarias dentro de las instalaciones.

Todos los trabajadores de la salud deben tomar las precauciones adecuadas, incluso sin COVID-19, incluyendo lavarse las manos con frecuencia, quedarse en casa cuando están enfermos y usar equipo de protección cuando trabajan con pacientes que pueden estar enfermos. Todas las instalaciones de atención médica deben contar con procedimientos específicos para minimizar los riesgos de que un paciente se enferme y posiblemente provoque la rápida propagación de cualquier tipo de enfermedad o virus en toda la instalación. Cuando estos procedimientos fallan, la instalación puede enfrentar una demanda por negligencia médica como resultado de su negligencia.

¿Usted o alguien que ama ha contraído COVID-19 como resultado de negligencia? ¿Has perdido a un ser querido por el virus COVID-19? ¿Tiene preguntas sobre COVID-19 porque está enfermo y no está seguro de cómo estuvo expuesto? Si es así, comuníquese con Gina Corena & Asociados en nuestra oficina de Las Vegas al (702) 680-1111 para hablar con un abogado para averiguar qué opciones están disponibles para usted. Aceptamos casos de residentes en todo el estado de Nevada, y nuestros abogados están disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana.

CALL US 24/7

Schedule A Free
Injury Consultation Below